Posts Tagged ‘bajo nivel académico en México’

El problema de la educación superior en México

enero 23, 2010

En México generalmente están divididas las opiniones en cuanto a que si es mejor una universidad privada que una pública o viceversa. Yo creo que hay universidades buenas y malas tanto públicas como privadas; el problema es que no todas las universidades, ya sea públicas o privadas tienen un legítmo interés en la educación de los alumnos que acuden a ellas.

El caso de algunas universidades privadas

Existen universidades privadas dirigidas, administradas, etc. por personas a quienes sólo les interesa obtener utilidades, no les importa en lo más mínimo tener un buen nivel académico, ni que los alumnos que egresen estén bien preparados para el ámbito laboral y tengan las herramientas necesarias para, ya no digamos ser competitivos a nivel internacional, sino simplemente para poder desempeñar su profesión con un nivel de calidad aceptable.

No voy a decir nombres porque no me interesa “exponer” a ninguna institución en particular, pero en una de las universidades privadas en las cuales impartí clases, los alumnos no tenían los conocimientos previos requeridos para las materias que yo estaba impartiendo, aunque deberían de tenerlos ya que no eran alumnos de primer semestre y ya habían cursado las materias en las que se imparten los conocimientos previos de los cuales estoy hablando.

Esto trajo como consecuencia que en los primeros examenes hubiera un gran número de reprobados en las materias que yo impartía; les indiqué a los alumnos los temas que debían haber aprendido en las materias que ya habían cursado en semestres anteriores, que estaba yo consciente de que no era culpa de ellos (hasta cierto punto) que los profesores que les impartieron dichos cursos no les hubieran enseñado eso, pero en el curso que yo estaba dando, no podía cubrir esos temas debido a que eran demasiados y entónces ya no quedarían clases disponibles para ver el material del curso (en un semestre no podía enseñarles lo que no vieron en dos o tres semestres anteriores y después impartir mi materia); así que debían estudiarlo por su cuenta ya que finalmente los afectados eran ellos, no los profesores que no les enseñaron lo que debían haberles enseñado.

Para no extenderme mucho en este punto, resumiré lo sucedido comentando que los alumnos no hicieron caso de mi sugerencia y siguieron reprobando en los examenes siguientes; en algún punto fueron a quejarse con el director de la carrera argumentando que mis métodos de enseñanza no les parecían los mas adecuados, el director de la carrera me lo comentó así que decidí cambiar la estrategía en más de una ocasión, incluso en dos coasiones ocupamos la hora de clase para ver películas para ver si los motivaba (una película fue Piratas de Silicon Valley y otra fue Takedown). Al final del curso. platicando con el director de la carrera, le comenté que cuando los alumnos no quieren aprender, no importa el método que utilices para tratar de que adquieran los conocimientos relacionados con la materia que se les imparte, simplemente no lo van a hacer, porque no existe en ellos el interés por hacerlo.

El director me dijo que no podían reprobar tantos alumnos porque esos alumnos estaban pagando una colegiatura y que si reprobaban, se iban a cambiar a otra universidad en donde no reprobaran, y eso se traducia en colegiaturas que la universidad ya no iba a percibir. ¿Lo pueden creer?, pues si, este personaje me estaba pidiendo que yo modificara las calificaciones de los alumnos para que nadie reprobara, cosa que desde luego no hice, le informe al director de la carrera que yo no iba a firmar un documento que dijera que un alumno tenía unos conocimientos que no tenía, mi prestigio como catedrático, profesional y mi ética simplemente no me lo permiten; que si quería pasar a todos eso era cuestión suya, pero que no contara con que yo iba a firmar un acta de calificaciones que no fuera la que mostrara las calificaciones que los alumnos realmente obtuvieron.

Sobra decir que no me invitaron a impartir clases el semestre posterior en esa universidad, y la verdad es que aunque lo hubieran hecho, yo no iba a aceptar la invitación. Uno de los alumnos de una de las materias que si aprobó, después me comentó que habían pasado a todos los alumnos, cosa que era de esperarse.

En otra universidad privada en la que sucedía algo similar le comenté al director de carrera que era lamentable que sólo les importara el “negocio” y no el mal que le estaban haciendo a esos chicos. Una universidad privada de calidad y prestigio se preocupa antes que nada por tener un nivel académico alto ya que una vez que logran eso, automáticamente habrá alumnos dispuestos a estudiar ahi por el reconocimiento que tiene, y esto trae por añadidura el dinero de las colegiaturas

Pero si se pone como prioridad número uno el dinero, lo que sucede es que sólo se inscriben en estas universidades, los alumnos que fueron dados de baja de universidades en donde tienen un nivel académico alto y de las cuales egresan sólo aquellos que adquieren los conocimientos necesarios.

El caso de algunas universidades públicas

Las universidades públicas reciben un presupuesto que les asigna el gobierno; pero uno de los factores importantes que determinan a cuánto asciende el presupuesto anual que les otorgará el gobierno es el número de alumnos con que cuenta la institución.

Así que en algunas universidades públicas sucede algo muy parecido al caso anteriormente expuesto, no están dispuestos a reprobar alumnos ya que con esto corren el riesgo de que los alumnos reprobados se vayan a otra universidad y esto implica que el presupuesto que les asigne el gobierno el próximo año será menor.

He visto casos de universidades públicas en las que su reglamento interno tiene cláusulas en dónde claramente dice que todo alumno que haya cursado 3 veces la misma materia sin haberla acreditado será dado de baja de la universidad; al ver que varios alumnos estaban en este caso, decidieron ignorar su reglamente y hacer un simple y práctico “borrón y cuenta nueva”, es decir, les dijeron a estos alumnos, “vamos a hacer de cuenta que no han cursado esa materia y vamos a permitirles cursala nuevamente”, en pocas palabaras, tienen otras 3 oportunidades para acreditarla. Todo sea por el presupuesto.

¿Y las entidades responsables de la educación en nuestro país?

Al parecer las entidades responsables de la educación en nuestro país, lejos de tratar de subir el nivel académico de las universidades, hacen todo lo posible por que egresen ya títulados cada vez más alumnos de las mismas, sin importar si no tienen los conocimientos necesarios.

Si muchos alumnos no se titulan porque les da “flojera” hacer una tésis pues entónces que no hagan tésis, que tomen un curso de otros dos o tres meses de cualquier cosa y si lo acreditan con eso basta para que les entreguemos su título y les extendamos una cédula profesional, o que trabajen un año en lo que quieran y entreguen un “reporte de trabajo” en donde digan que hicieron ese año (aunque hayan estado formateando pc’s unicamente) y ya con eso. La idea es decir que tenemos muchos jovenes “titulados” en nuestro país.

Si seguimos así llegará el punto en donde las univerisdes privadas le dirán al alumno: Paga los 5 años de colegiaturas desde que te inscribes y ya nada mas ven por tu título después de los 5 años. Y las universidades públicas preguntarán al gobierno: ¿Cuántos alumnos debo titular para que me des tanto de presupuesto?

Yo me pregunto, ¿desean calidad o cantidad?. ¿De que le sirve a una universidad o a la secretaría de educación pública decir que se han titulado 50 alumnos este semestre, si de esos 50 probablemente sólo uno o talvez ninguno tiene los conocimientos mínimos necesarios?, ¿no es mejor decir que se titularon sólo 10 pero que los conocimientos que poseen son comparables con los de un estudiante egresado de cualquier universidad de un país de primer mundo?

Cada vez hay más universidades en nuestro país, el problema es que la mayoría de las nuevas universidades (públicas o privadas) tienen un nivel académico muy bajo. La verdad es increible saber que una casa habitación este funcionando como “universidad”, ¿cómo es que les dieron el permiso para funcionar?, ¿alguna vez los responsables de otorgar los permisos necesarios fueron a ver físicamente las instalaciones?, ¿cumplen con las normas de seguridad, espacio, etc., requeridas?

Encontré este enlace que habla un poco sobre este tema

http://setebc.wordpress.com/2010/01/04/aumentan-universidades-privadas-en-mxico-educacin-diario-rotativo-quertaro-mxico/

¿Por qué es esto un problema grave?

Por que todos los alumnos que están en estas “universidades” con un nivel académico tan bajo, tarde o temprano egresarán de estas instituciones (con o sin título profesional) y buscarán integrarse al mundo laboral (al menos supongo que la mayoría lo hará). Lamentablemente la mayoría descubrirá que practicamente ninguna empresa les dará trabajo debido a que no tienen la preparación necesaria, y aquellos que tengan la suerte de encontrar trabajo, seguramente no lo conservarán por mucho tiempo; como les dije a unos alumnos:

“Ustedes podrán llegar con mención honorífica y con 10 de calificación en todas las materias que hayan cursado en la universidad y si no les hacen examenes de conocimientos probablemente los contraten en una empresa, pero no importa la empresa que sea, si Uds. no saben hacer el trabajo porque no tienen los conocimientos, van a despedirlos sin importar que tengan mención honorífica”.

Así que los alumnos que están estudiando en dichas universidades son futuros desempleados. Claro, probablemente podrán encontrar algún trabajo que no se relacione con el título universitario que obtengan, pero entónces, ¿que caso tuvo haber “estudiado” 4 o 5 años en una “universidad”?, ¿no se sentirán frustrados y defraudados?; ¿y cómo se sentirán los padres de estos jóvenes?, sobre todo si tuvieron que hacer sacrificios para que sus hijos pudieran asistir a la universidad, aunque haya sido una institución pública, hay que comprar libros, pagar pasajes, etc.

¿Qué se puede hacer?

Desde luego no creo que la solución sea fácil, así que opino que lo único que queda por hacer es que cada uno ponga su granito de arena.

Los padres de familia: Investigando la reputación de la universidad antes de inscribir a sus hijos, ¿que se escucha sobre el nivel académico de la institución?, ¿cómo se compara con otras universidades a las cuales pudieran acudir mis hijos?, etc. No obligar a sus hijos a estudiar una carrera que no quieren, o para la cual no tienen las habilidades necesarias

Los catedráticos: Siendo objetivos sobre sus capacidades y no aceptando impartir materias que no dominan, no poner calificaciones aprobatorias si consideran que el alumno no tiene los conocimientos necesarios, no dejarse intimidar por los directivos o sobornar por los alumnos, etc.

Los alumnos: Comparando el material que les dan sus profesores con el material que les están dando a estudiantes de la misma materia en otras universidades, investigando en internet, si reciben una calificación reprobatoria, analizar objetivamente si es justa o no, no dejar que su deseo por no reprobar sea mayor que su deseo por aprender

Debo aclarar que no estoy generalizando, hay universidades tanto privadas como públicas que afortunadamente no están en esta situación. Lo que las autoridades responsables de la educación en nuestro país deberían preguntarse es sin son la mayoría o no (y hacer algo al respecto, desde luego). Creo que Ud. amigo lector al igual que yo imagina la respuesta.

Piratas de Silicon Valley


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.